El limpiaparabrisas tiene sello femenino

Noticias

** TRABAJO ESPECIAL.- Mary Anderson pertenece a una larga lista de inventoras a las que el sistema patriarcal ha dejado en un segundo plano

YUDITH CASTRO |Zulia

A propósito de celebrase en marzo el Día Internacional de la Mujer, le relataremos la historia de una de las mujeres que protagonizó uno de los hechos históricos más importantes en materia de seguridad vial de principios del siglo XX: inventar el limpiaparabrisas.

Mary Anderson nació el 19 de febrero de 1866 en Alabama, Estados Unidos. Fue una promotora inmobiliaria y viticultora. Patentó su invento en 1903 con el número 743.801. Anderson pertenece a una larga lista de inventoras a las que el sistema patriarcal ha dejado en un segundo plano.

La idea nació en 1902 en uno de sus viajes a Nueva York. Durante la jornada experimentó con angustia la lentitud del tranvía quien hacía varias paradas para limpiar la ventana frontal la cual estaba tapiada de nieve y a su vez asegurarse de que tenía buena visibilidad para conducir. Esta situación despertó en ella la necesidad de solucionarlo por lo que inició las fases de investigación y fabricación.

Para ese momento contaba con 40 años de edad. “El mecanismo consistía en una palanca que se manejaba manualmente desde el interior del vehículo, moviéndose el resorte del brazo hacia atrás y hacia adelante, con un contrapeso que aseguraba el contacto entre la escobilla y el cristal. Tras realizar su recorrido por la ventana, un resorte devolvía automáticamente el brazo a su posición inicial”.

En 1905 trató de comercializarlo a través de una empresa canadiense, pero esta rechazó su petición argumentando: “no consideramos que sea de tal valor comercial que justifique que nuestra empresa inicie su venta.”

Por tratarse de una mujer, el invento fue objeto de burlas y de críticas; se afirmaba que generaba distracción a los conductores, lo cual lo convertía en un instrumento peligroso. Tres años después, en 1908, el empresario Henry Ford, interpretó su utilidad y decidió incluirlo en los automóviles Ford T lo cual generó el uso generalizado del limpiaparabrisas.

Expiró la patente

La patente de Anderson expiró en 1920, el negocio de la fabricación de automóviles creció abruptamente y el diseño del limpiaparabrisas se convirtió en equipo estándar. No recibió dinero alguno por este dispositivo y tampoco logró el reconocimiento por su invento.

Dos años después, en 1922, Cadillac se convertiría en la primera empresa de automóviles en adoptarlos como equipo estándar. La pionera del limpia ventana murió el 27 de junio de 1954 a la edad de 88 años. En el 2011 su nombre ingresó al Salón de la Fama de los Inventores en Estados Unidos.