Aragua|Combinando sabores y experiencias culinarias cerró el curso Dulcería Criolla

Noticias

** Impulsando el desarrollo productivo los participantes desarrollaron una expoventa

NINOSKA PATRIZ | Aragua

En los espacios del Inces Región Aragua se desarrolló el cierre del curso Dulcería Criolla. Este tuvo una duración de 186 horas. Los participantes también tuvieron la oportunidad de incursionar en las formaciones de Atención al Público y Recorrido Turístico.

“Estos, se incorporan a la formación de los 23 participantes, pues se integran a la formación para obtener un excelente promotor de alimentos criollos”, comentó Suyin Bermúdez maestra técnica productiva (MTP) del curso, a cargo del centro de formación socialista Turismo.

En la actividad se contó con los cheff: Rafael Vergara, Wiliam Ochoa, Olga Rodriguez, Ángelo Simone y Marieli Gil. Estos certificaron los aprendizajes y entregaron parte de su conocimiento con detalles claves en apoyo al crecimiento gastronómico de los participantes que hoy día comienzan sus pasos en esta materia.

Al respecto Vergará comentó: “Cuando uno hace aquello que le gusta, lo que se realiza no es un trabajo, es un placer, y lo que ustedes sientan se transmite en sus creaciones. Por ello es recomendable que siempre disfruten lo que hagan y estén en constante formación”.

En la actividad de este día también estuvo presente Neyda Medina, jefe del CFS Turismo, quien felicitó a los presentes por el esfuerzo visible y merecedor de reconocimiento. El Dulce Banquete contó con: torta de jojoto, auyama, catalina, cortados, dulce de lechosa, arroz con leche, golfeados, quesillos, mermelada de piña con calabacín, jalea de mango, polvorosas, alfajores, torta de pan, besitos de coco, mermelada de tomate, arroz con coco, majarete, papitas de leche y7 almidoncitos.

Bermúdez recalcó: “Entre los ingredientes principales utilizados contamos con: azúcar, harina y el principal: el amor. Además de las diferentes variantes que hacen de cada dulce una experiencia única de sabor”. Por otra parte, José Arzola, familiar de uno de los participantes destacó la Cita Bíblica: “Mío es el buen sentido y el saber práctico. Proverbios 8:12 al 32, gracias a Dios este curso fue posible para edificar a todos”.

De esta forma se refirió a la importancia de hacer presentea Dios en todo cuanto realicemos y por supuesto de las formaciones del Inces, “pues esta institución enfoca a quien recibe sus formaciones desde una educación para la liberación hasta la independencia productiva, por lo cual estamos muy agradecidos”, agregó de parte del equipo de la Iglesia Mormona de Jesucristo de Los Santos De Los Últimos Días.

Al finalizar las exposiciones de los participantes, fueron entregadas sus respectivas constancias de culminación formativa, de manos de las autoridades presentes.

“Nuestro propósito es educar haciendo y producir formando, para propiciar el desarrollo autosuficiente de cada participante, sobrepasando los límites y descubriendo nuevas maneras de salir adelante, haciendo realidad nuestros sueños en el país de las posibilidades”. Declaró: Neyda Medina.

Conociendo la experiencia desde los participantes

Yilanny Tabate(28): “Estoy muy feliz y agradecida, pues a parte de recibir esta formación, con los conocimientos aprendidos ya estoy siendo productiva y percibiendo recursos por la venta de mis propios dulces. También pudimos conocer el origen de las creaciones culinarias e identificarnos con el producto desde la raíz de su esencia”.

Elba Arzola (60): “Nosotros aprendimos incluso como exponer o presentar los platos. Esto desde el mise en place, un termino común y básico en la cocina pero que proviene de la influencia francesa y literalmente, colocar todo en su lugar. Desde esta visión aprendimos desde la importancia de los colores hasta el equilibrio visual que debemos crear para adornar nuestro producto creando un ambiente agradable y de confianza para la venta del mismo.

Krixon Harrington (49): “Desde el saber haciendo también aprendimos historia y por medio de la recreación de los platos originales observamos las adaptaciones que hoy se conocen en la cocina venezolana como dulces criollos. En mi caso particular elaboré the ponquin key o torta de auyama. Hablo por el grupo completo de participantes cuando digo que estamos agradecidos con el Inces y que seguiremos creciendo de su mano en el nombre de Dios”.