TRUJILLO | Debemos seguir mostrando empatía por el Inces

Noticias

** Carlos Rivas es el Jefe del CFS “Alí Primera” del Inces Trujillo, del que manifiesta seguir sintiéndose identificado y con mucha voluntad para trabajar como desde el primer día que entro en él

MARÍA CABRERA

Observador, reservado y echador de broma (con quienes tiene confianza) son las características de Carlos Rivas, trabajador con 25 años de labor y actual Jefe del centro de formación socialista (CFS) “Alí Primera” del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces) de Trujillo, el  centro más grande del organismo en la geografía trujillana.

Dibujo una media sonrisa al abordarlo para la entrevista con motivo del aniversario 61 del Inces y la correspondiente entrevista para los trabajadores que cumple años de servicios. No objetó ser seleccionado para la ocasión. Todo lo contrario, con naturalidad emprendió su ruta de recuerdos dentro del Inces Trujillo.

“Yo me inicio el 30 de enero del año 1995, cuando la Gerente Regional era Yamelys Domínguez. Mi mamá, Carmen de Rivas, era cursillista y conocía a Alberto Albornoz, que era Jefe del Sindicato de Obreros y Empleados del Inces-Trujillo. Le habló de mí y este accedió a darme paso en este organismo. En esa época había que contar con una mano amiga o una buena recomendación para entrar aquí, dice Carlos.

La entrevista que se desarrolla en su lugar de trabajo. Transcurrió en medio de la tranquilidad que vive estos días el CFS producto de que la pandemia obligó a tomar medidas extremas en cuanto a la presencia del público dentro de las instalaciones. Esto parece cosa de mentira, pero incomodó un tanto a Carlos, pero con la seguridad de siempre, continuó su relato.

“Yo pasé cuatro años en el Seminario “Interdiocesano Sagrado Corazón de Jesús”, ubicado en Santa Rosa de Lima, en Caracas. Ya antes, había cursado estudios de segundo año hasta quinto año de bachillerato, en el Seminario “Diocesano Sagrado Corazón de Jesús” , aquí en Trujillo, estudiando filosofía. Te hablo del 1988 hasta 1992. Pero pronto me di cuenta de que mi vocación era otra, comenta en tono serio.

Es entonces, cuando nuestro entrevistado prueba desempeñando varios oficios, que según el “me reportaron mucho conocimiento y ayuda para fortalecer mi temperamento”.

Al entrar en el Inces-Trujillo comienzo como chofer, puesto que ocupé por año y medio y al que renuncie para integrar la plantilla de trabajadores en el campo administrativo, en medio de la protesta de algunos compañeros que no comprendían cómo iba a dejar ese trabajo para ocupar otro con menos beneficios laborales.

Es desde allí, que Carlos Rivas, destacado trabajador con 25 años de servicios, señala que fue viendo frutos a sus aspiraciones, puesto que fue revelándose en cada función encomendada por los jefes quienes vieron su facilidad para acoplarse a sus nuevas funciones y sobre todo que cumplía con empeño y tesón cada una de las responsabilidades asignadas. También se permitió sacar una carrera profesional.

Su paso como auxiliar de compras por 10 años continuos le fue dando el perfil requerido para funciones futuras; coordinador de infraestructura, coordinador del programa construcción y más tarde industria, le suman para ocupar desde 2017 hasta la presente, ser el actual coordinador del CFS “Alí Primera”, cargo del que se siente muy honrado en desempeñar por la confianza depositada en él.

“Yo le estoy muy agradecido a la señora Angélica Morón porque valorara mi trabajo. Ella ha sido la primera gerenter regional que entendió el papel de los que desempeñamos las encargadurías. No lo digo por alabar a nadie y eso quiero que quede claro”, afirmó.

Este trabajador que en sus 25 años de servicios ha visto pasar a 11 gerentesrRegionales en Trujillo, señala que siente “mucha empatía con el Inces”. Es tan así que en un pasado reciente, en ocasiones en broma, la familia le decía: “Por qué no te llevabas la ropa”, porque todo el tiempo me la pasaba más aquí que en mi hogar. Y eso no ocurría con solo conmigo, sino también con los demás”.

-¿Que le deseas a tus compañeros en este instante tan difícil para el Inces y la humanidad?

R Que sigamos luchando, que no perdamos la brújula. Hay razones para seguir adelante. Que todo se tiene que hacer con la intención de servir, por alguien. Las experiencias negativas son para aprender y de esta pandemia tenemos que sacar algo bueno.

-¿Que le deseas a tus compañeros en este 61 Aniversario del Inces?

R Este es un aniversario atípico, pero no menos importante. Y este año, que las fechas no han pasado por encima, menos, que demostremos querencia, dedicación que con empatía y voluntad todo se resuelve, pero que lo liguemos a la acción. Nosotros estamos formados para librar batallas de este tipo y de otro. Que no dejemos que se acabe el Inces, en su misión, objetivos; que nos siga doliendo la institución. Con el presidente Hugo Rafael Chávez quedó demostrado que la cultura y la educación son bandera que debemos seguir conquistando.

-¿Con quién y cómo festejaras estos 25 años de servicios?

R Con mi familia, mi esposa Maryely Matheus, mi compañera de 27 años de vida; con mis hijas Katherine y Karlymar y mi nietecita de 3 años de edad, Raylimar. ellas son mi tesoro.