Historia de vida|Irene alcanzó la meta

Noticias

** Tiene Síndrome de Down, también conocido como trisomía 21 y acaba de finalizar el curso de Panificación Doméstica

YUDITH CASTRO/Zulia

Irene Bethencourt Quintero es una joven de 16 años, tiene Síndrome de Down, también conocido como trisomía 21 y acaba de finalizar el curso de Panificación Doméstica que desarrolló el Inces. La formación se realizó en el área del comedor de la sede administrativa de la institución, ubicada en Maracaibo.

A pesar de su discapacidad intelectual, esta joven sabe escribir y leer. Está en cuarto año de bachillerato en un liceo regular llamado, Juan Enrique Pestalozzi, metas que alcanzó gracias al apoyo de sus padres, de la sociedad y las políticas del Estado.

En la formación participó también su madre, Marcalida Quintero de 53 años quien la acompañó durante el proceso de aprendizaje. La formación estuvo a cargo del docente Igor Morales quien destacó que “Irene es una niña maravillosa, adaptada a la sociedad, no pasa desapercibida, es muy inteligente, comunicativa, bastante proactiva, siempre está pendiente del trabajo y me regaña cuando alzo un poco la voz,” sonríe el docente con satisfacción por ver cristalizada la meta de la chica.

Comentó Quintero que ella desarrolla sus actividades escolares como cualquier joven. “Yo la llevo al liceo, entra sola al salón, transita en el colegio de forma normal, comparte con sus compañeras. Ella sabe escribir muy bien y no tiene errores ortográficos.”

Su mayor motivación para inscribirse en el curso- indicó Quintero- “fue aprender a hacer pan con harinas alternativas sin gluten, porque Irene sufre la enfermedad Celiaca y no puede consumir alimentos que lo contengan. Y aunado a ésto, quería que ella se formará en un oficio que le permitiera independencia.”

Irene, aunque es un poco tímida nos comentó: “me gustó el curso porque aprendí a hacer pan,” luego nos dejó para seguir acompañando al resto de los participantes en la exposición de los productos elaborados.

Es necesario destacar que la legislación venezolana, específicamente la Ley Para las Personas con Discapacidad en el artículo 16 estipula el derecho a “asistir a una institución o centro educativo para obtener educación, formación o capacitación. No deben exponerse razones de discapacidad para impedir el ingreso a institutos de educación regular.”

Esta historia nos confirma que para lograr las metas, aunque sean individuales, no lo hacemos solos, mientras transitamos el camino para lograrlo es imprescindible contar con el apoyo y la solidaridad de nuestros semejantes.