TRUJILLO | “Conducir al Inces más que una responsabilidad es un compromiso”

Noticias

** María Angélica Morón Aldana, gerente regional del Inces Trujillo, fue una de las agasajadas por sus cinco años de servicio en el instituto, en el marco del aniversario 61

 MARÍA CABRERA

“Asumir la conducción del Inces, más que una responsabilidad es un compromiso”. Con esos dos términos definió María Angélica Morón Aldana, gerente regional Inces Trujillo, su estancia en el organismo, a propósito de ser abordada para la entrevista que como de costumbre se le hace a los trabajadores que son galardonados por años de entrega laboral.

Por primera vez esperó Morón Aldana a que la interrogaran. Comenzó explicando que su llegada al Inces-Trujillo fue por un planteamiento que Wuikelman Angel Paredes, actual presidente del instituto, le efectuara para cubrir la plaza del núcleo, el 10 de julio del 2015.

“Eso me obligó a estudiar e investigar sobre qué era el Inces, ya que la visión que tenía era solo aquel edificio que está en San Martín, en Caracas, cuando tenía unos 14 o 15 años que por supuesto, dista mucho de lo que me habían planteado. Es decir, una cosa es la estructura y otra gerenciar, dice la (señora Angélica), como le decimos los trabajadores.

De inmediato hace un paseo por lo que significó ese hecho que le impactó y “hasta algo de susto me produjo, porque fue una llamada repentina, algo inesperado. Por eso debí estudiar e investigar para poder tener un conocimiento lo más aproximadamente posible,” dice.

-Recuerdo que tu misma, me dijiste: “usted se va a estrenar con el aniversario del Inces”; ¿te acuerdas?.

-¡Claro. Me acuerdo de eso!, le respondí. En esa época el Inces cumplía 56 años de fundación.

 

Y recordé que en esa ocasión había mucha expectativa. Su antecesora tuvo una gestión algo atropellada en los últimos meses y el cambio de mando fue convulso. El clima laboral era muy fuerte.

Pero llegó el día de su presentación. Su arribo al CFS “Alí Primera”, el centro más grande del Inces-Trujillo ubicado en Valera. Fue enfundada en una chaqueta de semicuero negro, jean, blusa blanca manga corta y pelo recogido.

Todos esperamos la trasmisión de mando, cosa que no se dio. Su discurso fue sencillo y breve donde dejó claro que “venía a trabajar y la mejor forma era en equipo”. Acto seguido, le dio la palabra a los trabajadores asistentes, que la esperaban en el auditorio “Luis Beltrán Prieto Figueroa” para que expresaran lo que sentían y qué esperaban de ella. El lugar estaba repleto de asistentes. Al terminar, se paseó por toda la instalación donde cada quien la espero en su sitio de trabajo. Se presentaban, explican sus funciones, ante la mirada de familiares y amigos que la acompañaban en el momento.

-Yo creo que el secreto de mi gestión es el trabajo en equipo, en conjunto. El conocer y enterarme de cada uno de los procesos internos en estos 5 años que no han sido fáciles, pero uno hace el esfuerzo. Contextualizar, evaluar y diagnosticar para poderme involucrar en los procesos de cada una de las divisiones o departamentos de Inces-Trujillo, allí está a mi juicio, el detalle, el secreto. Sincronizar el discurso con la práctica.

-¿Qué diferencia hay entre ese Inces de ese tiempo al actual?

R Que este es un Inces de calidad más de cantidad, que responde a las exigencias de la revolución bolivariana, pues cumple con las demandas de las comunidades y no que en nombre de ella la emplea para quedar bien y dejar a las personas entre la confusión y la expectativa de que si eso era todo.